Mercadotecnia social: Amnistía internacional

Amnistía Internacional es una ONG (Organización no gubernamental) con presencia en más de 150 países,  que basicamente busca defender los derechos de las personas de cualquier tipo, ya sea migrantes, ancianos, mujeres maltratadas, personas en pobreza extrema y demás.

La historia de cómo empezó esta organización es muy interesante, fue fundada en 1961 por Peter Benenson, un abogado británico que quiso ayudar a unos estudiantes portugueses que fueron encarcelados injustamente en su país de origen, así que escribió el artículo “Los presos olvidados” en el diarioThe Observer. Donde incentivó a personas de todo el mundo a actuar para conseguir la excarcelación de estos seis reclusos ¿El resultado? fue sorprendente, logró que miles de lectores apoyaran la causa, por lo que decició formalizar el movimiento.  En 1977 la labor de Amnistía Internacional  fue recompensada con el premio Nobel de la Paz, y un año más tarde la organización fue galardonada con el Premio de Derechos Humanos de las Naciones Unidas.

Desde ahí se detonaron varias cedes en otros países, agregando cada vez más causas y personas comprometidas con el movimiento. Esta organización ha ido madurando sus estrategias y ha logrado resultados  medibles respecto a su causa.

En abril de 2013 dieron un giro radical al movimiento, invitaron a la prensa a un evento, y mostraron una línea de ropa. Pero no es una línea de ropa cualquiera, las diferentes prendas buscan defender causas definidas: tortura, represión a las mujeres, esclavitud y demás. Son 10 prendas con mensajes, capuchas, estilos tipo ropa de prisión,  que pretenden generar conciencia en la sociedad sobre estos problemas. Es una idea fuera del contexto en el cuál suelen moverse las ONG’s pero que considero muy fresca y sin duda llamará la atención de un sector joven, interesado en apoyar este tipo de movimientos sociales.1

Obviamente, el dinero generado por la venta de estas prendas será utilizado en diversas labores que lleva a cabo Aminstía Internacional en España,

“El mundo puede cambiar, pero no va a cambiar solo” Amnistía Internacional

es interesante cómo ofrecen diversas maneras de ayudar a la causa, en su página de Internet muestran los casos específicos de ayuda y la manera inmediata que podemos colaborar, también podemos hacer donaciones, ser parte de los proyectos activistas y obviamente, comprar una prenda de ropa para marcar la diferencia en nuestro entorno. Está claro que el usar un gorro de tela o una blusa con número de prisión generará un impacto social mínimo, pero es una forma creativa de lograr apoyo económico a una organización, sobretodo, generar engagement con los adultos jóvenes, que vienen con una mentalidad más pro positiva que generaciones mayores.

 Es una estrategia muy simple y fresca, estoy seguro que allá afuera hay mejores ideas todavía, que pueden generar un cambio en nuestra sociedad,  en México tristemente la mercadotecnia social se sigue utilizando para dar una buena imagen a las empresas, evasión de impuestos y demás. Esperemos que en nuestro país podamos llegar a este tipo de estrategias, donde se apoye una cadena de personas: mentes creativas, mano de obra y activistas, porque no todo es pedir centavos para  un redondeo.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s